La Cuchara de San Sebastián

Por Teo Rodav.– La Ciudad de México ofrece una gran variedad de alimentos, no importa de qué tengas antojo, siempre encontrarás algo con lo que harás contento a tu corazón, por eso, en esta ocasión la comida española será nuestra anfitriona, y no hay mejor lugar que La Cuchara, ubicado en el Hotel Marquis.

La experiencia no estaría completa sin una vista que nos permita pasar una tarde agradable, por eso, la recomendación es la terraza, en donde tendrás una gran vista a una de las avenidas más importantes de la ciudad: Paseo de la Reforma.

Una vez instalado en este lugar contarás con un gran servicio por parte del personal, quienes incluso podrán guiarte en qué alimentos pedir, en caso de que la carta te deje con ganas de probar cada una de las ofertas gastronómicas que tiene para ti. En esta visita, junto a una gran compañía, no fue tan difícil elegir.

Para comenzar, una tapa con chistorra, en el punto de cocción perfecto, acompañado de cebolla y chile morrón. Harán que se te haga agua la boca desde el momento en el que está llegando a tu mesa.

Para continuar esta experiencia, ¿qué tal una tortilla española clásica? La combinación perfecta de papás, o patatas, y huevo te transportará a un auténtico platillo español, quizá el más popular en todo el mundo.

La experiencia gastronómica en La Cuchara continuó con un arroz azafranado con mariscos, un delicioso platillo que te hace salivar desde que lo hueles, y es que la mezcla de olores de las hierbas de azafrán se apodera de tu atención inmediatamente.

El siguiente platillo en sorprendernos fueron unas albondigullas de res, preparadas con semillas de comino, tomate, curry y con un toque de vino, mezcla que permite que la cocción de la carne sea perfecta, para así disfrutar de cada bocado, además, están acompañadas de un caldillo de champiñones que te dejará con el corazón contento.

¿Huequito para el postre? ¡Claro! Siempre hay lugar para el postre, y por eso no dudamos en pedir una crema catalana. Aunque para muchos, es uno de las preparaciones más sencillas, lo cierto es que se necesita el toque especial para lograr la mezcla perfecta. Además, el toque especial de este platillo a base de huevo, leche, harina y cáscara de naranja, es el caramelo que cubre la crema. Un manjar para el paladar.