Gardela

Por Teo Rodav. Si eres amante de la carne, de la comida italiana y argentina, no busques más, y es que Gardela tiene todo lo que tu paladar está buscando.

Realizamos una visita a este espacio dedicado a la comida italoargentina, y descubrimos no sólo que la comida es excelente, sino los estándares con los que se selecciona la materia prima. La carne que aquí se ofrece cuenta con una selección premium que cumple con los más altos estándares de calidad internacional, además, los alimentos son cocinados a fuego intenso, con carbón y leña, con lo que se busca explotar y potencializar los sabores de la carne a su máximo esplendor.

Por si esto fuera poco, en Gardela encontrarás pastas con materias primas italianas y pizzas hechas en hornos de barro.

En segundo lugar desfilaron sobre la mesa unas croquetas de jamón ibérico, delicioso bocadillo acompañado de una salsa roja no tan picante, perfecta para quienes no están tan acostumbrados al chile.

La hora de la comida llegó, y nos aventuramos en la gran variedad de alimentos ofrecidos en el menú, así que lo primero que pedimos fue un jugo de carne, acompañado de cebolla, chile y salsa inglesa.

Para continuar esta experiencia, nada como pulpo a la gallega, la mezcla perfecta de sabores con la proteína en el punto perfecto de cocción.

A la mesa llegó un steak tartar de filete importado, preparado al momento y acompañado de pan tostado. Un deleite para el paladar.

Un corte de picaña no le cae mal a nadie, sin embargo, en este lugar tu paladar no podrá sentirse más que agradecido, y es que está preparado al punto perfecto de cocción, según tú lo pidas, y podrás disfrutar del desbordante jugo que la acompaña, recuerda que la carne de este lugar es excepcional.

Definitivamente no puedes irte de este lugar sin probar la pasta, por eso, nuestra recomendación son unos ravioles Gardela, rellenos de queso ricotta y espinacas, bañados con mantequilla de trufa y queso grana padano.

¿Y el postre? ¡Jamás puedes negarte a este delicioso momento de la comida! Lo que te recomendamos es pedir el Rogel Cordobés. Es indescriptible la sensación que tendrás en el paladar.